miércoles, 30 de septiembre de 2009

Buenas noches, Mar del Plata

Los Libros y La Noche es un micro televisivo de Don Luis María Stanzione que se emite por el Canal 8 de Mar del Plata. Desde allí recomienda, en un puñado de minutos, libros para aquellos que sobre el cierre de la programación, quieren relajarse.

"Los secretos de la valija" fue el protagonista de uno de esos programas y de la recomendación de Don Luis María. ¡GRACIAS!

Elvis está vivo


El 28 de octubre de 2007, mientras los argentinos íbamos a las urnas para elegir al sucesor (léase, sucesora) de Néstor Kirchner, dos personajes de esta historia -Alejandro Antonini y Antonio Canchica- se reunieron en Plantation Florida.
Esto ya lo expliqué antes e incluí un par de fotos -ver acá: http://valijeros.blogspot.com/2009/09/aca-va-una-muestra.html; y acá: http://valijeros.blogspot.com/2009/09/uy-me-olvide-del-gordito.html-.
Lo que no conté, NI TAMPOCO INCLUÍ EN EL LIBRO, es que busqué y hallé la cafetería de la cadena Starbucks dónde fue aquel encuentro, en Plantation, Florida.
También rastreé y ubiqué el hotel donde Canchica esperó el encuentro y donde cometió un error que en cualquier lugar sensato del planeta le costaría más que el despido a cualquier espía: ¡COMPRÓ CON SU TARJETA DE CRÉDITO! ¡A SU NOMBRE!
El FBI no dio muchas precisiones sobre su investigación -para variar-, pero tampoco fue tan difícil rastrear el Hard Rock Cafe en los alrededores de Plantation. Al fin y al cabo, uno de los "federales" dijo que quedaba a 14 minutos del Starbucks en auto.
Lo encontré -"San Google" mediante-, y hasta saqué un par de fotos.

Pero lo más extraño estaba por ocurrir. Porque mientras estacionaba, pasó por adelante mío Elvis Presley.

Se los juro. Aunque me quedé tan sorprendido que no atiné a sacarle una foto (obvio, es lo mismo que dicen quienes vieron ovnis y aliens, lo sé).

Lo más kitsch estaba por ocurrir.

Cuando entraba, en el Hard Rock se celebraba un festival en homenaje a... Elvis Presley.

Y había cada muchacho...

O al cantar de Andrés Calamaro:

Elvis está vivo,
me lo dijo un amigo,
cuando el sol empezaba a caer.

Está en el cuarto forrado
de leopardo dorado,
se queda viendo su propio
funeral...



pd: al aludir a Canchica escribí "en cualquier lugar sensato del planeta". Pero en Venezuela, en vez de echarlo, al torpe espía LO ASCENDIERON...

martes, 29 de septiembre de 2009

Pepitito Marrone



Sólo puedo afirmar, en mi defensa, que: a) ese día fue muy ventoso; y b) que solo me vi con semejante flequillo cuando me avisaron de cuentomilibro.com que habían subido la entrevista conmigo.

Más allá de mi peluquín de Pepitito Marrone ("Cheeeeeee!") en constante retroceso, creo que el diálogo con Matías Méndez resulta interesante para quien quiera saber algo más sobre el libro y la "cocina" de su escritura.

pd: GRACIAS Matías!!

lunes, 28 de septiembre de 2009

Una perlita, la segunda

14 de enero de 2008.

Todos saben ya que Alejandro Antonini trabajó para el FBI, es decir, para Estados Unidos. Los funcionarios de la Argentina y Venezuela hacen fila para denunciar conspiraciones, entregadores, espías.

Néstor Kirchner reclama en público que "manden al prófugo", Hugo Chávez lo califica de "traidor", Cristina Kirchner habla de "operaciones basura" y el Congreso argentino hasta aprueba una expresión "de repudio" a los Estados Unidos.

Todos ellos, además, se muestran sorprendidos, indignados, furiosos, por las "mentiras" que se difunden desde Miami. En especial, por esa sospecha de que la valija decomisada era para la campana presidencial de los Kirchner.

Todos denunciaban, en suma, a Antonini como la encarnación de todos los males. Todos, salvo uno: su compañero de vuelo y de aventuras, Daniel Uzcátegui.

El 14 de enero hablaron por teléfono. Esto es lo que grabó el FBI.

"AA", aclaro por las dudas, es Alejandro Antonini.

"DU" es Daniel Uzcátegui.

"Pedro" es Pedro Durán, hermano de Franklin, el socio y compadre de Antonini detenido en Miami.

Transcribo íntegra la grabación, sin cortes, tal como fue registrada.


DU: [UI] O sea, los tipos no tienen nada concreto, ¿entiendes?

AA: Uh-huh.

DU: Entonces...Pero, nada, ¿sabes? A la final, no me pudo sacar un coño de información. ¿Entiendes?

AA: Y...y...y...y...y ¿qué dice? Que no ha generado [UI] pero...pero ¿qué tiene que ver...? O sea, ¿qué es lo que quiere averiguar él?

DU: No, vale, sino que él...él...ellos quieren...O sea, la estrategia de los abogados y ellos, echarte la culpa a ti, pues. ¿Entiendes?

AA: La culpa...

DU: De la maleta.

AA: Okey. [Resopla]

DU: ¿Ves? O sea...como que buscar pruebas...pa' echarte la culpa a ti de que tú sí sabías algo. Pasa que ellos no saben que...ellos no saben que tú no sabes un coño, ¿entiendes? O sea, de que tú eres inocente. ¿Ves?

AA: Pero... y ¿có...cómo puede ser la estrategia esa de los abogados de ellos? DU: Bueno, no sé. El...Eso fue lo que él me dijo, que ellos estaban buscando pruebas en contra tuya.

AA: [UI]

DU: ¿Ves?

AA: [VO] Que las busquen.

DU: Pero no existe, jefe. ¿Ah?

AA: Claro. Que las busquen. Y ¿qué más te dijo Pedro?

DU: Uh. Me dijo...uh... O sea, me habló mierda tuya, pues. Eras un coño de madre y que qué bolas y tal. Este...

AA: [UI]

DU: ...eh...que cómo tú fuistes...¿Ah?

AA: [OV][UI] seas específico, chamo.

DU: Claro, que cómo tú pudistes... hacerle esta vaina...a...al...a tu compadre y vaina, este...Que...que que...de que que mala persona eras y vaina. O sea, el tipo...el tipo estaba...estaba arrechísimo, pues. Eh...Pero...pero, bueno. Eh, bro... Hoy me di cuenta que ellos no tienen absolutamente nada...pa' joderte ni nada. ¿Ves?

AA: Que tristeza, vale. Que tristeza, Daniel. De verdad, verdad.

DU: [UI]

AA: [UI] es increíble. Es increíble, de verdad.

DU: El está medio loco, jefe, tú sabes.

AA: Y ¿que tú hablastes [UI]...y [UI] y...y la carta que él te dio, ¿qué decía Pedro? Tú...Daniel.

DU: Eh, oh, la carta decía que...este, bueno, le pedía disculpas a mi papá...

AA: ¿Quién? ¿Franklin?

DU: Sí.

AA: Y ¿por qué le pedía disculpas? ¿De qué?

DU: No, y que...y que por haberlo...por haberlo engañado vanidosamente. Este...por haberlo engañado, por haber...por haberle mentido por una...por una causa justa. Este...y dice...que...este...No, que...que yo y que sus...que que yo soy, eh... claves de...que yo soy clave para resolver todo este problema y desmentirte a ti.

AA: Y ya.

DU: Este...

AA: Claro, ellos...ellos creen...Ellos quieren que tú le mientas también a...al estado americano. O sea, ni que tú estás loco.

DU: No, pero es que ellos están locos. O sea, ellos quieren...ellos quieren que yo...que yo te eche paja de algo que...que no existe, pues. Que diga mentiras, sabes. [OV]

AA: Pa' que vengas...que vengas aquí a la corte de Estados Unidos a mentir.

DU: Exacto. Entonces, yo...yo lo...yo lo que le dije...yo lo que le dije, fue "Mira, sabes, coño. Yo tengo que hablar con mi abogado y vaina... porque, coño, yo no puedo estar haciendo esas vainas, ¿entiendes?" Y le dije, c..."Y de paso, ahorita está saliendo unas vainas mías en Interpol y no p...yo no puedo ir pa' Estados Unidos [UI] O sea...lo hice el...tú sabes, lo más...pa' sacarle información, ¿no?

AA: Ya. Que desastre, Daniel.

DU: Este...

AA: Que desastre.

DU: No, es un desastre. Es un completo desastre. Yo sé que... que a Carlos le van a negar la fianza...Bueno. Eso está un...una locura.

AA: Y...y ¿cómo sabe él que le van a negar la fianza? [UI] yo...yo no entiendo. ¿Cómo sabe él? No lo sabe nadie. A lo mejor se la dan. O sea...

DU: Bueno...No sé, o sea...

AA: Pero...pe...eh, es lo que...pero, y cómo tú...¿No le preguntaste? ¿Sabes? "¿Cómo lo sabes tú?" O sea, eso no lo sabe nadie.

DU: [OV] No, porque yo le...A mí me llegó ahí. A mí...a mí lo que me dijeron es que Carlos, ¿verdad? Y que ya estaba afuera. ¿Entiendes? Que lo que tenía era puesto grillete. Entonces, me dijo. "No, no, no. A él le negaron la fianza," me dijo. "O sea, a él le van a negar la fianza." Y supuestamente se lo dijo Franklin, me imagino. ¿Entiendes? Porque ellos hablan... y que están hablando tres veces al día.

AA: Y ¿cómo hablan con Frank?

DU: Por teléfono.

AA: Ah, okey.

DU: Ajá.

AA: No s...no sabía que se pudiera hablar tanto desde la cárcel. Me sorprende, pero, bueno. [TOS]

DU: Eso me dijo. No sé.

AA: ¿Qué más te dijo, chami? [UI]

DU: [OV][UI] bueno, eso.

AA: [UI] porqué...porqué quiere saber dónde estoy yo?

DU: ¿Ah?

AA: ¿Porqué quiere saber dónde estoy yo?

DU: No sé, pero yo le dije que no sabía dónde estabas y que teníamos como dos semanas sin hablar.

AA: Pero, y...pero, ¿no te dijo específicamente porqué s...quería saber donde estaba yo?

DU: No, no, Sino que él me dijo, "No, que y...yo sé que...que él está tranquilo en...en...en Miami y vaina, porque Dora y...y mi hermana lo vieron de lo más tranquilo. ¿Sabes? Montado en el Porsche y vaina." O sea, eso fue lo que me dijo.

AA: Ya. [UI] está...está...está hasta en esto están equivocados, pues.

DU: Sí. [UI]

AA: [Aclara la voz]

DU: O sea, él no me... [UI] me preguntó dónde estabas.

AA: Que desastre, chamo, de verdad, verdad y la...y la carta...Y [UI] y ¿qué le...y...y en qué le mintió él a tu papá?

DU: Bueno, no tengo ni idea. Eh...papá lo que me dice es que...que él...que él le engañó. O sea, me imagino que con todo el pe'o, ¿entiendes? Del... de las vainas que estaba haciendo. ¿Tú ves?

AA: [UI] yo no entiendo. O sea...Y... y... y de bolas que no recibiste la copia de la carta, ¿verdad?

DU: No, yo tengo la carta.

AA: Coño, mándamela, Daniel pa' yo leérla.

DU: La tengo en mi casa.

AA: Y ¿no la puedes mandármela aquí en...en...en...? ¿Tú sabes cómo mandarla?

DU: Este...Puedo...lo que puedo hacer...por...Pero, ¿por qué? ¿Por fax?

AA: Yo tengo un fax que es mi fax... Espérate. Espérate, que [UI] mi esposa [UI] Un segundo. Pero quédate en línea.

DU: Okey.

AA: Danny. Danny, ¿Daniel? ¿Daniel? Hello. Danny. Coño de la madre. Danny. Danny. Daniel.

Six thirty-one p.m. January...14, 2008. This was a call between Alejandro Antonini and Daniel Uzcategui. This call was authorized by the FBI.

viernes, 25 de septiembre de 2009

¡Mano, referí!




Salvo que seas Diego Armando Maradona en su apogeo...








es MUUUY probable que te cobren falta por todo intento de llevártela con la mano. Aún así, Danielito Uzcátegui Specht se esforzó (a diferencia de El Diego, con su mano derecha), aquella noche de tanto cariño en el restaurante Rosa Negra, post-Casa Rosada y pre-Gran Bar Danzón.




Sentado a la derecha de ambos, sonreía para las fotos el padre de Daniel, Diego Uzcátegui Matheus, verdadero motor en las sombras de la petrolera venezolana PDVSA, donde ocupaba cuatro gerencias simultáneas.





Alrededor de la misma mesa, también se acomodaron Alejandro Antonini (quien sacó estas fotos y pagó la cena, algo más de $ 1700), otra protagonista relevante de esta historia (Maryory Gutiérrez, también de PDVSA) y otro de los pasajeros de aquel fatídico vuelo, Wilfredo Ávila Driet, obvio, también de PDVSA.

pd: a Daniel no le cobraron mano, es cierto, pero no pudo festejar el gol: cuando estaban en el bar les avisaron que la prensa se había enterado del decomiso de los US$ 790.550 y comenzaba el escándalo... al menos, puede compararse con El Diego en un aspecto: a él también le cortaron las piernas.

jueves, 24 de septiembre de 2009

¿Qué pretende usted de mí?

Ésa fue la mítica frase que dicen que dijo "la" Coca Sarli. Pero no la dijo. Por eso es "mítica"y no "legendaria" frase. Sólo la dijo, al fin, cuando se lo pidió Jorge Lanata en su programa "Lanata PM" en Radio del Plata, en 2004. Es decir, 36 años después de que se filmó "Carne", la película en la que La Hembra no dijo lo que todos creen que dijo.

Algo similar pasó con "Garganta Profunda", la fuente decisiva del periodista Bob Woodward en el caso Watergate. En la peli Todos los hombres del Presidente, aquella fuente le sugiere "Follow the money", pero el informante nunca le dijo eso en la vida real. Para más datos (sobre "la" Coca, no de Watergate), lee esto que es más fácil: http://criticadigital.com/impresa/index.php?secc=nota&nid=7866

Volviendo a lo nuestro (porque me fui por las ramas), esa es la frase que acaso también dijo/no dijo la polifuncional secretaria Victoria Bereziuk cuando Danielito Uzcátegui, su compañero del legendario vuelo (este sí, ya "legendario" más que "mítico") se arrimó a ella y expresó sólo un poquito de su ternura contenida.



Ocurrió la noche del lunes 6 de agosto de 2007, en el restaurante Rosa Negra, en San Isidro. Es decir, 64 horas después del decomiso de la "legendaria" maleta (que esta tampoco es "mítica"), y apenas 2 ó 3 horas después del paso de Antonini y el resto de la banda por la Casa Rosada.

¡Chuik!

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Bautizado - tiene razón

No conozco a Ernesto Campo, pero le agradezco su crítica. Tanto por sus elogios, como su comentario del final sobre lo engorroso de las notas al pie.


Tiene razón.

Tener que ir hasta el final del libro es un fastidio y siempre detesté tener que interrumpir la lectura, buscar la nota, ver si sólo refería a algún libro, artículo de revista o link, o si la nota aportaba material adicional.

Sin embargo (y siempre hay un "sin embargo"), la explicación de tantas notas al pie reside en darle al lector los datos de cada afirmación y dato que incluí en el libro. Intenté que el lector sepa o al menos "sienta" que lo que escribí tiene un apoyo y no es fruto de mi "inspiración".

El que quiera, pues, que lea sólo el texto y, si tiene ganas, luego las notas al pie. Y si es un obsesivo compulsivo (como yo), pues tendrá que padecer las notas al final de cada párrafo y maldecirme por ello (como yo maldije a tantos otros).

pd1: una opción intermedia, lo reconozco, sería al menos incluir las notas al final de cada capítulo en vez de todas juntas al final del libro. Pero en ese caso, el desafío será pedírselo al Señor O., el diagramador de Editorial Planeta, para la tercera edición (si es que se publica, además). Creo que si voy con chaleco antibalas y casco puedo sobrevivir al intento, aunque temo que con el protector bucal puesto no me entenderá ni jota de mi pedido...

pd2: en la bajada de la nota, figuro como Hugo "Aleonada". Maldito corrector automático de Word que siempre intenta rebautizarme. Más allá de esa huevada, ¡GRACIAS por la nota!

Tapita

Al final, y como temíamos desde un principio, la filial en Venezuela de Editorial Planeta dijo "gracias, no gracias". Optó por no publicar, ni distribuir el libro. Cero explicaciones (lo cual refuerza la sospecha sobre los motivos, ¿no?).

Fue, en suma, como la tapita de Coca Cola. Uno venía con la ilusión de ganar algo, abrías la botellita con sueños de grandeza y te encontrabas con esas malditas dos palabras...


¡Cómo me quedó pegoteada en el cerebelo esa frase, mamita!
pd: pero no hay mal que por bien no venga: dos editoriales ya expresaron su interés por publicarlo en Venezuela. Habrás más novedades para este boletín...

martes, 22 de septiembre de 2009

"¡No lo conozco, Su Señoría!"... Ooops!

En teoría, los argentinos sólo conocieron a Guido Alejandro Antonini Wilson en Caracas, en agosto, horas antes de subirse al (maldito) avión que los llevaría de regreso a Buenos Aires (con los US$ 800.000 + US$ 4.200.000 = cling! caja!).
Eso es lo que declaró ante la Justicia argentina, sin ir más lejos, el titular del OCCOVI, embajador argentino en las sombras venezolanas y recaudador de la campaña presidencial, Claudio Uberti.
Perdón, ¿y este email?

Bueno, cualquiera puede olvidarse de Antonini. En especial si en el servicio de ingreso y salida del OCCOVI lo bautizaron como "Guillermo" en vez de "Guido"... Más aún si fue su secretaria polifuncional, Victoria Bereziuk, quien se lo anotó en su agenda. Como diría "Il Diego", a cualquiera se le puede escapar la tortuga...

pd: no vale la pena el esfuerzo de escribir a las casillas de correo que aparecen en la imagen. Las dos ya fueron dadas de baja.

lunes, 21 de septiembre de 2009

¿Por qué este libro...

Pregunta Simón Boccanegra en el periódico venezolano Tal Cual, de don Teodoro Petkoff,




¿Por qué no ha llegado este libro?

Los secretos de la valija, libro de Hugo Alconada, periodista argentino, constituye un documento inapreciable para conocer, hasta en sus detalles más nimios, el affaire de la maleta de Antonini Wilson

Los secretos de la valija, libro de Hugo Alconada, periodista argentino, constituye un documento inapreciable para conocer, hasta en sus detalles más nimios, el affaire de la maleta de Antonini Wilson. Es el tipo de periodismo de investigación que a este minicronista le produce una enorme envidia (de la sana, por supuesto).
Alconada, con una documentación impresionante, desnuda toda la trama que tuvo por centro al "Gordo" Antonini, quien sin saber de su contenido, puso en manos de la aduana argentina, una maleta con 800 mil dólares, de los cuales nunca se supo bien si eran para la campaña de Madame K o eran parte de las comisiones que cobraban los pillos del kirchnerismo, por los negocios sucios con el gobierno venezolano.
Pero lo que si queda claro es que ambos gobiernos mantenían o mantienen una relación que sólo puede ser calificada de mafiosa. De hecho, "el tuerto", como llaman en los bajos fondos a Néstor Kirchner, tiene todo el empaque, la conducta y el talante de un capo de la mafia. Asombra, por cierto, la profundidad, la extensión y la siniestra naturaleza de la corrupción en Argentina.
La cantidad de escándalos y los numerosos asesinatos ligados a aquellos son realmente escalofriantes. Pero, en Argentina, a diferencia de nuestro país, todavía en el parlamento y en los tribunales se ventilan muchos de esos casos.
Allá, lo de Antonini al menos dio lugar a un juicio. Aquí, ya sabemos, la Fiscal declaró que eso era una conspiración del imperio y le echó tierra. Calladamente sacaron a Uzcátegui de Pdvsa y a algunos otros y otras les bajaron el perfil y sanseacabó. Quedan muy claros también los vínculos nada santos de personeros del chavismo con boliburgueses de tronío.
El capítulo dedicado a los viajes, pagados por Kauffman y Durán, de funcionarios venezolanos para comprar votos de gobiernos en todo el mundo, para el puesto que ambicionaba Chacumbele en el Consejo de Seguridad de la ONU, es verdaderamente sensacional. El libro es de una riqueza de datos que lo haría un super best seller en nuestro país. Este minicronista no alcanza a entender porqué la Editorial Planeta no ha traído Los secretos de la valija.
(http://www.talcualdigital.com/SimonBoccanegra/Viewer.aspx#)

pd1: lo que puedo decir es que Planeta Venezuela recibió un par de ejemplares, prometió leerlos y quedó en responder. Han pasado 7/10 días y por ahora, naranja fanta...
pd2: prometo que habrá más novedades para este boletín...

Achtung! Warning! Atención!

Si alguno ya leyó el libro (¡gracias!), habrá notado que en muchísimas notas escribí que tal o cual documento, grabación, e-mail o fotografía está "en depósito del autor".

Mi viejo, que está ahora leyendo el libro, me recomendó que aclare que donde dice "depósito" NO debe interpretarse = "casa". Digamos que para evitar... "tentaciones" de algún ferviente admirador de mis papeles.

La verdad es que no le habría dado bola a mi viejo (tipo inteligente si los hay, pero eso no implica que deba darle bola, como todo hijo), si no fuera porque otro amigo y abogado al que respeto, Manuel L., no me habría dicho EXACTAMENTE lo mismo.

Así que, visto y considerando las recomendaciones expuestas por Don Isidoro y Manuel L., ordénase la notificación a quien corresponda que MI ARCHIVO CON TODOS LOS DOCUMENTOS NO ESTÁ EN MI CASA, por lo que las visitas en horarios extraños o sin invitación previa (ni llave) no son bienvenidas, NI NECESARIAS.

Regístrese, notifíquese, archívese.

domingo, 20 de septiembre de 2009

Sebastián Forza, también en este baile

Que al muerto le endosen todas las culpas, es habitual.
En este caso, sin embargo, no le embocan la/s maleta/s... pero casi.
El responsable fue un cirujano que declaró como testigo en la causa del Triple Crimen y, bajo juramento, contó lo que contó.
Y así lo cuento yo, en esta entrevista que salió hoy, domingo, en diario El Tribuno de Salta (además de, como es previsible, en el libro).




http://www.eltribuno.info/salta/diario/2009/09/20/nacional/forza-sabia-del-caso-de-la-valija

ENTREVISTA: a Hugo Alconada Mon, periodista y abogado

"Forza sabía del caso de la valija"

El libro desnuda los intentos de Chávez y Kirchner para tapar el escándalo por los US$ 800.000.

¿Qué tienen en común Antonini Wilson y Sebastián Forza, uno de los asesinados en el triple crimen de General Rodríguez? Se pueden tejer muchas especulaciones, pero hay un dato que los une. El empresario venezolano dijo en Miami que el dinero decomisado en Aeroparque era para la campaña de Cristina de Kirchner. Forza figura como aportante para esa misma campaña. Este y otros secretos, Hugo Alconada Mon los describe en un libro que acaba de publicar.
¿Qué le dejó la investigación?
La sensación es que esto es la punta de un iceberg, más profundo de lo que se cree, y que los gobiernos de la Argentina y Venezuela protagonizaron un encubrimiento de lo que pasó en ese vuelo y con ese dinero. No sólo los 800 mil dólares decomisados, sino muchos más.
¿Alguien investiga los 4,2 millones que venían en otra valija, según le dijo Diego Uzcátegui (PDVSA) a Antonini?
Sí y no. Sí, porque hay dos investigaciones simultáneas en la Argentina. Por el lado de la causa específica de la valija de Antonini, que avanza a paso lento, nadie dijo que había más dinero, como sí se dijo en el juicio de Miami (EEUU). La segunda causa en la Argentina es el triple crimen de General Rodríguez, en la que murieron los empresarios Sebastián Forza, Leopoldo Bina y Damián Ferrón. Hay un médico cirujano que declaró bajo juramento que conocía a Forza y que éste decía que los periodistas no entendíamos nada y que en ese vuelo había otros 4,2 millones. ¿Por qué Forza sabía de eso? ¿Porque era aportante de la campaña de Cristina Kirchner y licuó ese dinero? Va a ser imposible probarlo porque Forza ya está muerto. En Venezuela no pasó nada. La procuradora dio la orden de no investigar porque dice que es una operación de inteligencia de Estados Unidos.
Los Kirchner habían dicho algo similar...
Eso es lo que cuento en uno de esos secretos de la valija. Estos mismos personajes: Antonini Wilson, Franklin Durán y Carlos Kauffman, antes del escándalo habían organizado vuelos a 24 países para promocionar a Chávez para que ingrese en el Consejo de Seguridad de la ONU para reemplazar a la Argentina. Si era una operación norteamericana, cómo se explica que un año antes Antonini organizaba estos vuelos. Si algo tenían estos tres empresarios es que eran confiables para el poder venezolano. Estaban lejos de ser traidores, como los consideraron después. Más bien eran facilitadores.
¿Quién es el verdadero Antonini?
Yo le pregunté si era un chivo expiatorio. Me dijo más o menos. No es ni una víctima ni un delincuente. La valija no era de él. Lo digo de manera rotunda. Es el empresario pillo latinoamericano que le hace un favor al poder, como tantos empresarios, para después cobrarlo a través de licitaciones, por ejemplo. Era la apuesta de Antonini.
¿Antonini dijo la verdad?
Hasta cierto punto. Creo que toda la declaración que hizo en Miami fue verdad, salvo un punto: él sostiene que agarró la valija en un gesto caballerezco hacia Victoria Bereziuk. El no era cómplice, era el gordo imbécil que terminó agarrando la maleta y bailando en el baile. Otro de los secretos es que Claudio Uberti (ex titular del OCCOVI), en el momento previo al decomiso le pide que lo ayude con la valija, y ahí es cuando Antonini decide a bailar. Te hago un favor que después se lo voy a cobrar. De hecho, Antonini se sube en ese avión en la apuesta de, en pleno vuelo, estar a solas con el funcionario argentino que se presentaba en Venezuela como el número tres de la Argentina, detrás del entonces presidente Néstor Kirchner y Julio De Vido.

pd: Gracias José Ignacio.

Volver al futuro

Que hubo un tiempo que fue hermoso... puede ser.
Pero maletas, siempre hubo. Apenas unos ejemplos:

1. Una sobreviviente de La Perla declaró en junio de 2008 que el jefe del III Cuerpo de Ejército Luciano Benjamín Menéndez durante la dictadura (en rigor, desde antes, 1975, y hasta 1979) visitó "al menos dos veces" ese centro clandestino de detención y afirmó que el militar se quedó "con VALIJAS llenas de dólares" capturadas a los Montoneros.
Teresa Meschiatti, que de ella se trata, fue la primera testigo del juicio que se retomó en Córdoba contra Menéndez, otros 6 militares y un agente de inteligencia.


2. Mario Caserta, aquel del "Yomagate", la causa en la que se investigó y sobreseyó por lavado de dinero proveniente del narcotráfico a Amira Yoma, la ex cuñada y ex secretaria de Audiencias del presidente Carlos Menem.
Caserta era el secretario de Recursos Hídricos de Menem.
El escándalo se desató en 1991 y la Justicia lo condenó a cinco años de prisión en 2003 -sip, doce años después- por sus vínculos con una organización que traía dinero de la venta de drogas en VALIJAS de Nueva York a Buenos Aires.



Por esta investigación, el ex esposo de Amira Yoma, el señor Ibrahim Al Ibrahim se convirtió en prófugo de la Justicia argentina y se refugió en Siria. El buen hombre era asesor de la Aduana de Ezeiza y, según las constancias de la causa, chapeaba con su cargo público para evadir los controles y garantizar que las VALIJAS con los billetes no fuesen revisadas al entrar en el país.




3. Amado Carrillo Fuentes, líder del Cartel de Juárez de narcos mexicanos, se hospedó en una de las mejores suites del Hotel Haytt de Buenos Aires en diciembre de 1996, según denunció el jefe de la división mexicana de Interpol, Juan Miguel Ponce, en 1999.
Ponce y sus colaboradores estimaron que el Cartel de Juárez blanquearon cerca de US$ 25 millones en la Argentina. La mitad, por medio de la financiera local Mercado Abierto, de Aldo Ducler (sí el mismo de otros asuntillos), y la otra mitad... sip, VALIJAS.
Según los investigadores, se completaron transferencias por US$ 13 millones desde México y desde California a la cuenta de Mercado Abierto en el Citibank de Nueva York. Y otros US$ 12 millones llegaron por métodos más burdos, con VALIJAS y por operaciones con terceros países.


4. En 2000 llegó otro pequeño asuntillo de VALIJAS. Pero esta vez, al parecer, para senadores (remarco el "al parecer" pues no hay ningún condenado por esta investigación, apenas algunos procesados). Ocurrió durante la presidencia de Fernando de la Rúa y esta vez el valijero por $ 4,7 millones fue el entonces secretario parlamentario, Mario Pontaquarto.
Tras tres años de silencio, a fines de 2003, Pontaquarto prendió el ventilador y dejó a unos cuantos pegados. Entre otros, a De la Rúa, su secretario de Inteligencia, Fernando de Santibañes, su ministro de Trabajo, Alfredo Flamarique, y los senadores justicialistas Augusto Alasino, jefe de la bancada del PJ; Alberto Tell, Carlos Branda, Remo Constanzo y Emilio Cantarero. El juicio oral, todavía está en veremos.


5. En agosto de 2007, el caso Antonini. VALIJAS (nótese el plural). Desde entonces y hasta la fecha. Y no abundaré más, que todo este blog trata sobre este caso. Apenas, si vale, una portada y una foto...















Pero con tantas VALIJAS voladoras dando vueltas (porque estos son apenas cinco casos pero hay MUCHÍSIMOS otros más que no vienen al cuento), la pregunta es: Y el próximo escandalete, ¿¿¿PA' CUÁNDO???

viernes, 18 de septiembre de 2009

Nitroglicerina

¿Por qué los agarraron?
Ésa es la pregunta que una y otra vez me preguntan en todas las entrevistas, mis amigos y todos aquellos que se sacan las ganas y dan rienda suelta a su curiosidad.
¿Por qué esa valija SÍ fue detectada?

That's the REAL question, my friend!

¿Por qué, esa vez, la fiesta se cortó?
¿Les tendieron una trampa?
¿Operación maestra de los gringos?
¿Torpeza brutal?

Explicaciones varias:
-Se pasaron de piolas.
-Demoraron su regreso.
-Cuestión de polleras.
Y un largo etcétera.

Pero el chispazo final que llevó al decomiso fue un contrapunto entre mujeres.

En un rincón del ring, Victoria Bereziuk. Rubia, coqueta, universitaria, buena familia, barrio bien, poderosa.


Y en el otro rincón, María de Luján Telpuk. Morocha, maestra jardinera, cero dinero, carácter sanguíneo, agente de la Policía de Seguridad Aeroportuaria.


¿Qué pasó entre ellas?

Y... fue como la combinación de ácido nítrico concentrado, ácido sulfúrico y glicerina. Lo que resulta de mezclar eso se llama "nitroglicerina". Y es explosivo. Si estás cerca, más vale hacete a un lado...

Pero, otra vez, no te viá contar tutti el libro, ¿no?

jueves, 17 de septiembre de 2009

pan + jamón + tortillas = ...

Caracas. Viernes. 3 de agosto de 2007. Restaurante Urrutia.
Comensales: los argentinos Claudio Uberti y Victoria Bereziuk; los venezolanos Diego y Daniel Uzcátegui, Maryory Gutiérrez y Alejandro Antonini, entre otros.
Relevancia: alta.


Detalles:

-fue durante este almuerzo que Diego U., motor decisivo dentro de PDVSA, le preguntó a Uberti si se podían llevar en su avión a tres empleados de la petrolera (Wilfredo A.; Nelly C; Ruth B.).

-fue durante este almuerzo que Antonini le preguntó a Uberti sobre los negocios de "tuberías" que podrían derivar del "anillo energético", aquel proyecto que uniría Venezuela y la Argentina a través del Amazonas, Perú, Bolivia, Paraguay, etc.

-fue ese interés por las "tuberías" el que también llevó a Antonini a subirse al avión... y bailar como baila desde entonces.

Aclaración: el almuerzo no fue en el salón principal del restaurante, sino en el "reservado", que queda a la derecha de la cocina, en un apartado que sigue a un pasillo en el que se destacan dos cosillas: un póster de un cuadro de Botero y una heladera con publicidad de Pepsi.


By the way, ¿saben qué bebieron?


pd: el pan casero de ahí es BUE-NÍ-SI-MO. Hogazas grandes, caseras, recién horneadas + jamón serrano + una tortilla de patatas = paraíso terrenal.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Qué caripela

Avatares de la comunicación por webcam, así salió mi caripela por toda Venezuela.
Lo relevante, de todos modos, es que resultó una buena entrevista con Miguel Ángel Rodríguez, conductor de "La entrevista" por el canal Radio Caracas Televisión, más conocido como RCTV.


www.Tu.tv


pd1: la entrevista fue hace unos días, pero sólo la subí hoy porque no sabía cómo se hacía (gracias, Darth Vader, por la ayuda).
pd2: para los argentinos que ignoran este detalle: RCTV es el canal de televisión que el gobierno de Hugo Chávez sacó del aire al no renovarle su licencia. Era popular dentro de Venezuela y con la decisión chavista se hizo célebre a nivel mundial.
pd3: ahora RCTV transmite por Internet y por señal de cable satelital.

Vicky - Danielito


Cristina Fernández de Kirchner llevaba 48 horas en el poder y ya había dicho adiós a la tradicional "luna de miel" que goza todo nuevo gobernante. La razón era contundente: cuatro arrestos en Miami, vinculados al "caso Antonini".

Como recordarán, el FBI arrestó a dos socios de Antonini -Carlos Kauffmann y Franklin Durán-, un abogado venezolano -Moisés Maiónica- y un uruguayo -Rodolfo Wanseele Paciello-, el 11 de diciembre de 2007.

De inmediato, la Fiscalía Federal norteamericana los acusó de actuar como agentes encubiertos de Venezuela con el fin de contactar a Antonini en Estados Unidos para convencerlo -con US$ 2 millones- de que aceptara la valija del escándalo como propia.

Todo estalló en pedazos, como es ya sabido. Pero mientras los funcionarios argentinos y venezolanos formaban filas para salir por los medios a denunciar conspiraciones, operaciones de inteligencia, operaciones basura, espías, traidores y demás yerbas, ocurrió algo por debajo de los radares.

¿Qué fue? Un email que otro pasajero de aquel vuelo, Daniel Uzcátegui, le envió a Victoria Bereziuk, la secretaria de Claudio Uberti y pasajera del mismo vuelo.
El mensaje, me parece, es elocuente por sí solo.
pd: si clickeás sobre la foto de la pantalla congelada, podés ver la imagen expandida.

martes, 15 de septiembre de 2009

Setecientos mil uno, setecientos mil dos...


Y sí, en algún lado tenían que contar los billetes.

Fue ahí. En la oficina que estás detrás de esa puerta y ese ventanal vidriado en el que apenas se ve el logo de la Aduana.

Queda en el Aeroparque, a metros del "sector A1" de la terminal.
Por allí pasaron Alejandro Antonini y su entonces compinche de vuelo, Daniel Uzcátegui.
Claudio Uberti, mientras tanto, fatigaba un par de teléfonos celulares (hay un número que aportará una sorpresa en cualquier momento...) y enfilaba hacia la Quinta Presidencial de Olivos.

Preguntilla incómoda: ¿no les suena raro que hayan contado US$ 790.550? ¿Por qué no 790.000 ó 791.000 dólares? O, para el caso, ¿US$ 800.000?

¿O es que hubo algo raro? Hay más información para este boletín, pero en el libro (no vas a creer que te viá contar tutti en el blog, ¿no?).

lunes, 14 de septiembre de 2009

Se va la segunda!!




Y ahora me llamó doña Paula P. A. pa' confirmar:


¡Se viene la segunda edición!



Bestseller

Bueno, acaban de avisarme de Editorial Planeta que el libro marcha muy bien en ventas.
Va primero en la cadena de Librerías Santa Fé (categoría no-ficción), y segundo en las cadenas de Yenny (Grupo Ilhsa) y de Cúspide (ídem, categoría no ficción; en la general, incluyendo también los de ficción -es decir, a la gran Isabel Allende-, marcho 4° y 7° en ambas cadenas).
Así que a todos aquellos que participaron de la gesta: ¡GRACIAS!
Y a todos aquellos que me enviaron e-mails o que me enviaron la misma pregunta desde Venezuela por medio de las radios y de televisión, el libro puede adquirirse vía Internet en:

http://tematika.com/libros/humanidades--2/comunicacion--6/investigacion_periodistica--4/los_secretos_de_la_valija--498497.htm

http://www.cuspide.com/isbn/9504921256

http://www.lsf.com.ar/m/ficha.aspx?codigo=9504921257

http://www.libreriapaidos.com/libros/7/950492125.asp?TipoBusqueda=101

Pero no. Todavía a la venta en Amazon, no está.
Pero sí. Parece que en Venezuela sí se venderá el libro, después de todo... aunque todavía no está cerrado el paquete.
Y parece... parece que se viene la segunda reimpresión (acaba de chiflarme Mr. I con la buena nueva).

domingo, 13 de septiembre de 2009

Principal y secundario

La publicación de "Los secretos..." conllevó ya varias buenas para mí. La más relevante, sin duda alguna, la generación de nuevas fuentes. A esta altura, tres. Ahora queda lo más difícil: verificar lo que me cuentan.
A esto se suma otra buena nueva: el ex vicecanciller Vladimir Villegas confirmó en on the record la existencia de los vuelos que yo revelé en el libro. Es decir, que entre agosto y septiembre de 2006, la Cancillería y el Ministerio de Justicia venezolanos coordinaron "los vuelos de la ONU" junto a Franklin Durán, Carlos Kauffmann y Alejandro Antonini.

¿Qué eran esos "vuelos de la ONU"? Los viajes a 24 países de África, Asia, Oceanía y Micronesia para promover la candidatura de Hugo Chávez al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Nada mal para los muchachos que un año después (y hasta ahora) son acusados de "traidores", "vendepatrias", "pitiyankis", "mentirosos" y, por poco, cucarachas.

Aquí les van los comentarios de Villegas, hoy ya fuera del gobierno (no por mi revelación, sino desde mucho antes). De aquí surge lo secundario (me acusa de acusarlo de repartir dinero, lo que es FALSO), pero también lo principal: su confirmación.

El periodista y ex viceministro de Relaciones Exteriores Vladimir Villegas rechazó el contenido de las declaraciones de su colega argentino Hugo Alconada, autor del libro Los secretos de la valija, en las que éste afirmó que cuando Venezuela aspiraba al Consejo de Seguridad de la ONU se solicitó respaldo a cambio de ofrecimientos de negocios y donaciones en otros países.

El ex funcionario indicó que estos señalamientos son "irresponsables" y negó "categóricamente que nuestra misión haya sido ofrecer negocios, dinero o cualquier otro tipo de recompensa por el voto favorable de Venezuela", aunque señaló que "sí viajé a varios países de Asia y el Pacífico como parte de la campaña venezolana para ingresar al Consejo de Seguridad, lo cual es uso y costumbre entre los países que tienen tal aspiración".

"En ningún momento recibimos ni del canciller Nicolás Maduro ni de ningún otro funcionario del Estado venezolano ninguna instrucción de tan baja calaña. Mal puede entonces el señor Alconada involucrar mi nombre ni el de los enviados especiales al exterior en una actividad de esa naturaleza", agregó Villegas en una misiva enviada a El Universal.

Mal puede entonces el señor Alconada involucrar mi nombre (...) en una actividad de esa naturaleza. Ese señalamiento no sólo constituye una infamia inaceptable hacia quienes cumplimos tal misión, sino que enloda a los países que visitamos. En cuanto al financiamiento de los viajes, puedo afirmar que en el Ministerio me fueron entregados los viáticos y pasajes correspondientes, como ocurrió en cada misión que cumplí durante mi labor. Reto a Alconada a presentar pruebas en contrario", concluye Villegas.

El link, acá:

sábado, 12 de septiembre de 2009

Sip. Parece que soy "polémico"

Mi trabajo es investigar. Me pagan para eso. Soy periodista de investigación (o eso al menos me creo): lavado de dinero, corrupción, fraude corporativo y demás yerbas similares.
Lo que intento, claro está, es publicar con el objetivo de que nadie me desmienta. Ni tener que publicar erratas incómodas y vergonzantes al día siguiente.
Me ha pasado, obvio, como a todos (o casi).
Pero en cuanto al libro, le puse garra, años (dos), tiempo (mucho), sacrificio (que padecieron mi mujer y mis chicos). Pero es cierto, y no puedo negarlo, que el libro puede armar algo de ruido (y quizá algún expedientillo penal, que no en mi contra, ¿eh?).
La cuestión es que, en definitiva, el libro es polémico y, al parecer por las reacciones de los comentaristas, también lo soy yo.


El link a la entrevista, que es lo que importa, aquí:


pd: sí, la foto tiene sus años. El verdadero yo es más parecido al que aparece en la foto de mi perfil. Esta, la que aparece en la solapa del libro (y en Noticias24.com) tiene sus buenos seis años. Lo pueden creer o no, pero no tenía otro de buena calidad cuando me la pidió la Editorial.

viernes, 11 de septiembre de 2009

Una perlita, la primera

Subo a continuación una de las tantas conversaciones que grabó la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), pero que jamás desclasificó. Es una de las 188 que obtuve para el libro.

Es muy larga, lo sé, pero la subo completa para evitar sospechas de que la "edité" y, además, porque no sé cómo linkearla para que no atore todo el blog. ¡Lo siento! Iré aprendiendo. De todos modos, creo que es relevante e ilustra MUY bien de qué hablamos.

AA es, aclaro para evitar confusiones, Alejandro Antonini.




DU es Daniel Uzcátegui, otro pasajero de aquel fatídico vuelo, además de ser el hijo menor de Diego Uzcátegui, uno de los verdaderos motores de la petrolera PDVSA.


El audio es del 30/11/2007, cuando ambos eran ya requeridos por la Justicia argentina y Antonini todavía era el centro de los esfuerzos de los venezolanos y argentinos para que: a) firmara el poder a los abogados; b) asumiera la valija como propia; c) cerrara la boca sobre todo lo que sabía. Y uno de los encargados de lograr a), b) y c) era el venezolano Moisés Maiónica, el "Moisés" al que aluden Antonini y Uzcátegui a continuación.
Aquí les va:

AA: ¿Cómo está todo?

DU: Bien jefe. ¿Tú?...

AA: [OV] ¿Cómo estás...?

DU: [OV] ¿Cómo te sientes?

AA: Bueno chamo, este…de verdad que yo no sé, Daniel. Estoy entregado ya, chamo.

DU: Es...

AA: [OV] De verdad que nos han mentido,
tu papá, todo el mundo. Eh, aquí, éste huevón vino...vino a verme, este, lo voy a ver al medio día y no trajo nada pues. No trajo ni el recibo, ni el dinero, ni nada, Daniel. Más bien trajo un papel pa' que yo firmara. Imagínate tú. Yo no firmo nada, Daniel.

DU: ¿Pero ya lo viste? ¿Ya lo viste?


AA: No, lo voy a ver al medio día, Daniel, pero hablé con él por teléfono. Ya estoy cansado que me mientan y él, él se excusa con decirme que es que, eh, PDVSA no quiere pagar, que PDVSA no quiere, que PDVSA desconfía, bueno no, tú sabes que, yo ya estoy entregado. O sea, hoy, hoy yo cumplo años de casado, Daniel. Yo nunca en mis 16 años de casado he faltado a estar con mi esposa. Tú, tu papá y todo el mundo, y todo el mundo podrá decir que yo soy un marico que...

DU: [OV] No jefe, sabes que yo no pienso eso….

AA: [OV] Y una familia que quiero, ¿verdad? Hoy mi hija tiene un acto en el colegio, la chiquita, la que le he faltado a todos los actos, porque como ya está en primer grado y éste es el primer [UI] cuando ella está en primer grado. Este… ayer mi esposa me dijo que lloró desconsoladamente porque el papá no estaba. ¿ Sabes qué Daniel? ya estoy entregado, brother. O sea, ya estoy entregado. Pero se lo voy a decir a Moises hoy, y sabes, ya no me compran más tiempo. Ya me sabe a mierda todo. O sea, hay chisme, este… chisme y más chisme. El otro día vino alguien de Venezuela diciéndome que es que tú habías dicho, que tú has pensado que yo...yo...yo estoy entregado a la...a la policía del mundo también tú. O sea, yo...yo sé lo...yo sé que tú no lo dijiste, pero...ya estoy, Daniel, sabe... de, de no...

DU: [OV] No, jefe...

AA: [OV] No estoy molesto, Daniel, de verdad. Lo que estoy es…lo…lo… sabes… ¿Sabes dónde estoy ahorita, Daniel? Voy pa' dentro de una iglesia. Le, le quiero preguntar a Dios por qué me hizo eso a mi. Yo, una persona honesta. Una persona que...nada, Daniel, que...que lo que hizo fue entrar de esa gente contigo y con tu papá. Este...¿Sabes qué, chamo? Ya...ya no doy más, chamo. No doy más, chamo.

DU: Oye, jefe.

AA: [Llorando] No doy más, chamo.

[Pausa]

DU: Oye, jefe. Escúchame.

AA: No, me mintieron, me mintieron. Tu papá me...Tu papá…

DU: [OV] O sea, vamos a...vamos a...

AA: Tu papá me montó en ese avión de mierda sabiendo que… lo que iba en esa mierda y me jodió mi vida, Daniel.

[Pausa]

DU: Eso no, escúchame jefe. Vamos a resolver esto porque estamos juntos...

AA: [OV] ¿Cómo lo vamos a resolver? Vamos pa' cuatro meses, Daniel. Ya no tengo ni dinero, Daniel. Ya la gente no quiere ni hacer negocio conmigo...

DU: [OV] Escúchame, jefe.

AA: ¿Alejandro Lagranages [PH] sabes lo que me dijo? Que yo era muy...O sea...O sea que no puede, o sea, no puede. Le hago mucho daño. Todo el mundo, Daniel. No vale, tranquilo, brother, tranquilo. No se preocupen, que cuando yo reviente [Carraspera] Y no es una amenaza, Daniel. Yo...o sea, yo...yo tengo que conseguir paz en mi mis...mismo pa' conseguir la...la...y subir.....A mí, y mi esposa jodiéndome porque ella no entiende porque yo no hablo y no digo la verdad. Yo a ella la verdad se la conté...se la conté medio a ella. Las casitas estas de Oppenheimer, de no sé quien. Oppenheimer se ha cansado de llamar a mi casa. ¿Sabes qué, Daniel? Ya, Daniel. [Carraspea] Yo...yo...o sea, si en Venezuela, si el huevón ése de Ramírez piensa que yo, este...es que no tengo bolas o es que...Porque es simplemente la verdad, pues. Yo no le voy a hacer ningún daño al país. Entonces como no le voy a hacer daño al país, él va a seguir robando, él va a seguir haciendo lo que le da la gana y...y yo le sepo a mierda a toda esa gente. Entonces vamos a ver si es verdad, pues vamos a ver si es verdad pues, este...por lo menos vamos a ver si es verdad, chamo. Yo pero no... Pa' poder hacer eso yo tengo que conseguir paz en migo [sic] mismo. Pero ya está. Lo que...lo que me impresiona, Daniel, es que tú me prometiste que ellos venían, y es verdad, lo cumpliste. Pero ¿porqué?...¿Pero vinieron pa' qué? ¿Pa'...pa' comprarme un mes más de...de vida? O pa' ver, pa' ver como me joden, Daniel.

[Conversación de fondo]

[Pausa]

DU: No jefe, escúchame. El...coño. Yo te dije...yo te dije tod’ como era Moisés. Moisés es…Moisés lo...Moisés lo que está es buscando soluciones para resolver todo esto.

AA: Daniel, él ya vino...

DU: [OV] Si.

AA: Daniel, ésta es mi tercera reunión con él, Daniel…[Carraspea]

[Conversación de fondo]

[Pausa]

AA: Él me prometió que venía con algo, Daniel. Yo sin el recibo de los 800,000, Daniel, yo voy preso por lavado de dinero. Yo no voy a ir preso...Yo antes de eso, en este país, digo la verdad.

[Pausa]

DU: Claro. [Suspira]

AA: Y si...y si eso es lo que quieren, que diga la verdad, bueno, que me lo digan, Daniel. Si eso es lo que ustedes todos están buscando, porque todos están buscando…

DU: [OV] No, jefe...

AA: [OV] Lo de Chávez…o sea, porque todos van a ir presos…

DU: [OV] Escúchame, jefe.

AA: [OV] Todos van a ir presos.

[Pausa]

DU: Escúchame, jefe. Jefe, yo aquí, ¿verdad? Yo he hablado con Diego y él ayer me dijo, "yo le pedí a ellos que como último favor, me resolvieran esta situación".

AA: Oye eso no es un favor, Daniel. ¿Tú no entiendes? Tu papá [UI]...

DU: [OV] Sí, sí. sí, claro que sí, pero..

AA: [OV] Un favor...

DU: [OV] Eh, eh, tú [UI] presión, jefe, porque, escúchame. Eh...al...a él es uno de los que le interesa que resolvamos esto...este...este pedo...coño, escúchame… jefe.

AA: Daniel, no se va resolver.

DU: Yo creo....

AA: Ya...ya perdí ...

DU: [OV] Prefiero no...

AA: [OV] Perdí las esperanzas, Daniel. Cuando una persona viene a verte sin lo que tú le..Sin ni siquiera un...una de las cosas que hace falta, eso es mentira, Daniel. Vie...vienen a medirme, Daniel. Eso es todo lo que vienen a hacer. Se están burlando, se están burlando de Moisés, no por defenderlo. O...se están burlando de él también, pues.

[Conversación de fondo]

[Pausa]

AA: Lo triste huevón que tu papá no hizo nada en PDVSA. Lo triste que de verdad, chamo, o sea... ¿Sabes lo que...sabes lo que me dijo Moisés? Es que Ramírez incluso le...le había...le había....le había....le había cuestionado sus honorarios. Y donde él se iba a ganar era...e...era defendiéndome en Argentina, bueno, se me lo quitaron y se lo dieron a alguien que no sabemos quien es todavía porque es un misterio.

[Pausa]

AA: Daniel, yo estoy escondido, Daniel.
Yo no, o sea.


[Música de fondo]

[Pausa]

DU: Jefe...Y si, bueno, y si....Escúchame, si...[Carraspea] ¿Y si...y si...y si Moisés sí trajo algo y no te quiere contar por teléfono?

AA: Por favor, Daniel. ¿Tú estás seguro de eso?

DU: No, no sé, no. O sea, estoy es pensando.


AA: [UI]…

DU: [UI]…

AA: [OV] [UI]...pa' pá para dejarme la arrechera. Pa' cuando esté al medio día, me preguntes y te diga “mira ves que me mintieron”. “Bueno, sí, está bien, Daniel. Yo voy a confiar en ti. Yo voy a esperar a que él hable conmigo”.

[Conversación de fondo]

[Pausa]

DU: [Carraspea]

AA: Llámame pues. Llámame a las dos de la tarde si quieres cuando esté con él, llámame. Llámame y te darás cuenta. A la una me veo con él.

[Pausa]

DU: [Suspira]

AA: Y te darás cuenta, te darás cuenta de...de lo que está pasando, pues. Y lógico, porque Venezuela tiene, si...Primero era porque no lo hiciera hasta que Kirchner ganara. Después porque esto de...de...o...o...eh...o...o...el referendo ya, ya el referendo es el domingo.

DU: Ajá.

AA: ¿Después qué importo, Daniel?

[Conversación y música de fondo]

[Pausa]

AA: Daniel, ni siquiera el dinero, Daniel.
Pa' defenderme, ni siquiera el dinero para vivir, Daniel.

[Pausa]

[Conversación de fondo]

DU: Es arrecho, brother. Lo sé.

AA: Arrecho, Daniel. Déjame decirte. Me destruyeron la vida, Daniel.

[Pausa]

DU: Eso no...Yo...yo tengo la esperanza que todo se va a resolver, te lo juro...

AA: [OV] ¿Pero cuándo, Daniel? ...

DU: [OV] Algo me dice que sí se va a resolver.

AA: ¿Daniel, cuándo? Daniel, o sea, saca la cuenta, Daniel…¿Cuándo pasó eso? ¿No fue el seis de agosto?

DU: Sí.

AA: Cuatro meses, Daniel.

[Pausa]

AA: Ya viejo, ya, o sea, ya. ¿Hasta cuándo yo tengo plata pa' parar la extradición?


DU: [SC] Mmm.

AA: ¿Sabes lo que pasa? Que eso es lo que están buscando. Que yo no tenga más plata pa' parar la extradición pa' que me extraditen pa' Argentina [Sopla] y que allí me metan preso como un huevón o me maten.

[Pausa]

DU: No es así. No digas eso.

AA; Ay Daniel, por favor. Por favor Daniel, tu no... O sea, la oficina de compras de PDVSA de Argentina la van a abrir igualito. Es, Ángel Morales ahora es...ahora por culpa mía, porque él no tenía mérito pa' ser gerente de...de los tres. ¿Cómo… cómo Ángel que es un carajo que...que no era ni bueno en, en Uruguay ahora...ahora es gerente de...de... Uruguay, gerente de Argentina y gerente de Paraguay. ¿Sabes por qué? Porque es...debe estar mintiéndole a Ramírez, diciéndole que está arreglando mi problema.

[Pausa]

AA: No, chamo. Una cantidad de mentirosos todos.

[Pausa]

AA: No…[UI]

DU: [OV] [UI] [Suspira]… ¿Y que...tú no...tú no has hablado con Ángel?

AA: No te escuché lo que me dijiste.

DU: ¿Qué…que si tú has hablado con Ángel?

AA: No, no, no . Claro que no. ¿Él me llama? Él no me llama nunca.

[Conversación de fondo]

DU: [UI]...

AA: [OV] ¿Sabes por qué no me llama para informarme de nada? Porque no tiene nada. Porque está [UI], está jugando a la mentira.

[Pausa]

DU: Él se está...él se estaba viniendo hoy.

[Conversación de fondo]

AA: ¿Para Venezuela?

DU: Se estaba yendo hoy de vacaciones, sí.

AA: ¿De vacaciones?

DU: No, no, no, no, no. O sea, eso fue lo que...lo que...lo que me dijo Diego porque Àngel se estaba viniendo hoy o...o ayer u hoy. ¿Ves? Entonces... No... Vamos a ver porque yo...yo...yo vi anoche que la gente estaba moviéndose ¿no? Son cosas que...hay cosas que no estaban pasando antes. O sea, antes los carajos…Angel no vino como por un mes. Ese otro no contestaba el teléfono, eh… o sea, que algo debe de estar pasando que está haciendo que esta gente aparezca otra vez, que Ángel esté yendo y viniendo otra vez, tiene que ser algo, porque si no... O sea, ¿cuál es la razón de que vengan? O sea, ¿cuál es la razón de que Moisés esté allá? Eh… es lo que yo pienso.

AA: Bueno [UI]…[Carraspea]

DU: ¿Aló?

AA: Sí, ah, te escucho.

DU: ¿Ves?

AA: ¿Y qué hace...?

DU: O sea...

AA: [OV] Mm-jú.

DU: Este, si...si la opción de ellos, ya. fíjate la vaina. Es como… es como dice, él está apareciendo dos días antes de las elecciones al referendo. ¿Ves? Y...y vaina que ahorita to...ahorita todo el mundo jefe, está es trabajando con la vaina del “Sí” que de paso es una mierda y tú y yo sabemos, ¿no? Todo el mundo trabajando en esa vaina.

AA: Bueno, okey...

DU: [OV] Entonces...

AA: [OV] Daniel, entonces más a mi favor. Vinieron hoy, vinieron a ver si...pa' que yo no voy a hablar nada pa' que no se me ocurra llamar a ningún periodista, y salir en la prensa, antes del pedo del ‘Sí”, que es el domingo que viene, ¿verdad? Dejan pasar cinco y se...y se cogen cuatro meses más...

[Música de fondo]

DU: [OV] No. Es éste domingo

AA: Bueno.

DU: Escúchame. Es ...es éste domingo ahorita.

AA: Bueno, ¿sa...sabes qué, Daniel? Si yo no le...yo no le hablo a una...yo no le hablo a la prensa, entre hoy y mañana, yo estoy listo. Sabes que yo estaba tan equivocado, yo pensé que era el domingo que viene. Si yo no le hablo a la prensa entre hoy y mañana, Daniel, y sale eso público y llega a Venezuela, yo estoy jodido. Porque primero me dijeron ¿qué me dijeron, Daniel? ¿Qué me dijiste tú que me esperara? Dime, Daniel.

DU: Las elecciones de Kirchner. La tipa ésta.

AA: Coño, Daniel, y yo te cumplí, ¿verdad?

DU: Yeah.

AA: ¿Ahora me vas a decir lo mismo, Daniel? Pa' que mejor me...Pa' que después lleguemos a un año y no me hayan resuelto mi problema.

DU: No sé, yo...yo, yo no soy quién, pero…o sea, a vamos...tú sabes, vamos a ver qué dice hoy este carajo porque [UI]...

AA: [SC] Hoy, a la una de la tarde son las dos de la tarde en Venezuela. A esa hora no hay banco que le mande dinero, que me mande ni siquiera el dinero que me hace falta para vivir, Daniel.

[Música de fondo]

[Pausa]

AA: Yo, huevón no soy, Daniel.

[Pausa]

AA: Dale chamo, déjame pensar. Si quieres me llamas más tarde. Déjame pensar porque verdad que me estoy dando cuenta que [Tartamudea] es...se apuran nada más a cerciorarse que...que el gordo pendejo ése no diga...no hable. Eso es todo. [Sopla]…Dale, brother, ¿Okey?

DU: No, brother…

AA: Ya.

DU: No, pero vamos a...vamos a pensar, escúchame. ¿Aló?

AA: Ajá.

[Pausa]

DU: Escúchame [UI]...

[Pausa]

AA: Dime…

DU: [OV] [UI]…pues tú sabes. Nada, o sea...

AA: Dime, Daniel.

DU: Vamos a ver que [Tartamudea]… Vamos a ver que coño lo...

AA: [OV] No hay, no. No hay Daniel, ¿sabes qué? ¿Sabes...sabes lo que me provocó ahorita? Agarrar y de verdad llamar a un periodista. Ya, llamar a un periodista y listo.

[Pausa]

AA: Listo, chamo.

DU: No pues, yo te apoyo si... vaya, yo te apoyo en lo...en lo que sea.

AA: Dale, Daniel, dale.

[Fin de la llamada].

jueves, 10 de septiembre de 2009

¡Uy! ¡Me olvidé del custodio!


Cuando publiqué la foto de Antonini y Canchica Gómez tomando un café en las afueras de Fort Lauderdale, olvidé adjuntar esta otra imagen.

Es la del uruguayo Rodolfo Wanseele, quien sirvió de conductor y "protector" de Canchica. Es decir, era el encargado de la "contrainteligencia", de verificar que el FBI no estuviera por allí y de estar (como estaban), él debía dar la voz de alarma.

Como es obvio, no cumplió su tarea.

Acá va una muestra


Esta foto tiene una causa, pero no una explicación.
Durante los últimos días, me entrevistaron varios colegas y maestros. Entre otros, Nelson Castro, Mariano Grondona, Jorge Asís, Fernando Bravo, Luis Majul y Omar Lavieri. Tanto en TN, canal 26 y Crónica TV, como en las radios Mitre, Continental y La Red, entre otros de la Argentina (junto a radios de Córdoba, Bahía Blanca y Mar del Plata).
También me entrevistaron desde Venezuela. De todo un poco: los diarios El Universal y El Nacional, el portal Noticias24.com, RCTV, Unión Radio Caracas, Globovisión y otros varios medios más. Todos fueron muy amables (¡GRACIAS!), a la vez que incisivos. Algunos incluso me preguntaron qué pruebas acumulé durante los dos últimos dos años para sostener mi investigación. Así que acá subo al blog una de las fotos que acumulé durante tantos viajes, encuentros, llamados y cruces de e-mails durante estos dos años.
Esa es, por tanto, la causa de que esta foto en este blog.
Lo que no tiene esta imagen, sin embargo, es una explicación. Si Antonini era un espía norteamericano, un “traidor” de la causa bolivariana y un prófugo de las justicias de la Argentina y de Venezuela, ¿por qué se reunió con él, el 28 de octubre de 2007, el agente de la inteligencia venezolana, Antonio Canchica?
Ah, por cierto: mientras ellos tomaban un café (grabados y fotografiados por el FBI), los argentinos acudíamos a las urnas. Horas después se confirmó el triunfo de la por entonces primera dama, Cristina Fernández de Kirchner. Nueva presidenta.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

El Iceberg


Pocos periodistas argentinos son tan respetados como el Dr. Nelson Castro. Fue él, además, el primero que me entrevistó por el lanzamiento del libro (lo cual me hincha de orgullo).

Durante el diálogo, surgió esta frase:

"El caso Antonini Wilson es como un iceberg, se vió sólo la punta".

Para mí, es así. Por arriba de su línea de flotación, el iceberg apenas muestra la octava parte de su superficie total. Eso es lo que, a mí entender, ocurrió en este caso: "el maletinazo" es apenas una pequeña muestra de algo mucho más amplio, más grave, más profundo.

Pueden escuchar la entrevista, acá:
http://audioblogs.radiomitre.com.ar/nelson/archives/2009/08/hugo_alconada.html

Obvio, una vez más: Copyright 2009 Radio Mitre - Todos los derechos reservados.

martes, 8 de septiembre de 2009

El recuadro, más importante que el central


Y sí, a veces pasa. Lo que es relevante para algunos (los argentinos) no lo es tanto para otros (el resto del mundo).

Eso ocurrió, en este caso, con lo que se convirtió en el recuadro del adelanto que publicó LA NACION. La nota "central" es más relevante para los argentinos porque involucra al poderosísimo ministro de Planificación Federal, Julio de Vido.

Pero el recuadro, muy por el contrario, se concentra en los viajes a 24 países de África, Asia, Oceanía y Micronesia que el grupete que se involucró en el "caso Antonini" organizó, gestionó y financió UN AÑO ANTES. Todo, vale remarcar, por orden del Ministro de Justicia e Interior venezolano y bajo la coordinación de la Cancillería venezolana. ¿Objetivo? Lograr que Hugo Chávez ingresara al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU).

pd1: sí, no insistan, de todo tengo papeles.

pd2: sí, no insistan, subiré los papeles a este blog (cuando sepa cómo! ja!)

pd3: uno de los pasajeros de esos vuelos, el entonces vicecanciller Vladimir Villegas, confirmó en público que él fue uno de los viajeros.


Todo esto y más pueden leerlo (comprando el libro). El adelanto, acá: http://www.lanacion.com.ar/1168176.


O, más simple, acá:

La petrodiplomacia de Chávez

A través de Carlos Kauffmann y Franklin Durán, dos empresarios venezolanos que recorrieron el mundo con dinero y promesas, el gobierno chavista intentó seducir voluntades para reemplazar a la Argentina en el Consejo de Seguridad de la ONU


A mediados de 2006, el presidente Hugo Chávez se lanzó a recorrer el mundo. Soñaba con reemplazar a la Argentina en el decisivo Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) a partir de enero de 2007 y por los siguientes dos años. Visitó Rusia, Belarús, Qatar, Irán y Siria, donde, el 30 de agosto, el presidente Bachar al Asad le ofreció el caramelo que tanto ansiaba: respaldaría su candidatura, le prometió, "para que sea la voz que apoye a todos los países".
Pero allí no concluyó la ofensiva de Chávez por llegar al Consejo de Seguridad. Cuatro grupos de venezolanos extendieron su campaña por los lugares más remotos. Todos con la misma dinámica: sobres en los que la República Bolivariana expresó su voluntad de tejer negocios -en especial petroleros y financieros- con esos países y, por supuesto, su interés por representarlos con fidelidad en el club más selecto de la ONU. Valijas cargadas de promesas de un mundo mejor, de ilusiones, de proyectos y de riquezas.
Quienes estaban detrás de esos vuelos contra el capitalismo eran, cruel ironía, dos empresarios beneficiados por el mercantilismo local más espurio, Franklin Durán y Carlos Kauffmann, muy conocidos dentro del mundillo venezolano de clase alta, pero ignotos para el gran público.
Durán y Kaufmann recibieron la orden de financiar y organizar los vuelos a esos 24 países bajo la dirección de la Cancillería venezolana, en rigor, una mezcla de pedido, de amenaza y de promesa de futuros negocios. Todo eso sazonado con una garantía oficiosa de que el ministro del Interior y Justicia, Pedro Carreño, cubriría los gastos, una promesa que luego se transfirió a las arcas de PDVSA, lo que confirma el involucramiento del gobierno venezolano en la idea, ejecución y pago de los vuelos.
Desde el gobierno bolivariano, recurrir a empresarios para tareas propias del Estado resultaba ventajoso. Le permitía mantener todo el asunto fuera de la lupa pública; si algo salía mal, además, era más difícil probar la mano chavista, y si todo salía bien, el operativo se pagaba sin controles de auditoría, lo que a su vez facilitaba algún negociado. Y, quizá lo más relevante de todo, la orden se cumplía muchísimo más rápido.
Desde la perspectiva de Durán y Kaufmann, el pedido reportaba múltiples beneficios: acceso a funcionarios de alto nivel, cobro de favores millonarios y, por encima de todo, poder. Pero también resultaba un pedido al que era difícil negarse, más aún si su firma, Venoco, vivía de las ubres de PDVSA y otras áreas del Estado y sus petrodólares.
Así fue como estos empresarios pusieron manos a la obra, como volverían a hacerlo un año después para intentar acallar a su amigo, Guido Alejandro Antonini Wilson, cuando se hizo público el escándalo de la valija en el Aeroparque Jorge Newbery.
Teléfonos, contactos y billetera mediante, dieron las órdenes preliminares. Pero, por un lado, Franklin Durán no hablaba inglés con la fluidez suficiente para discutir los detalles necesarios del operativo. Y por el otro, Kauffmann mantenía su prescindencia para el trabajo cotidiano. Eso quedaba para otros. Es decir, para Durán y el entonces amigo de ambos, Antonini, quien caería en desgracia en 2007 con una valija que no era suya en Buenos Aires.
A cambio de una vaga promesa de que recibiría US$ 200.000 cuando ellos cobraran el operativo, Antonini se encargó de hablar por teléfono con American Express, en inglés, para destrabar los pagos con la tarjeta Centurión, la negra e ilimitada de Franklin.

Por todo el mundo

Antonini también intermedió con la empresa que coordinó los vuelos, Atlantic Aviation Flight Services, de Massachusetts. Y con la Cancillería venezolana. Las órdenes le llegaban de un diplomático de carrera, Hernani Escobar Iglesias, aunque las decisiones las tomaba Camilo Crespo, uno de los referentes políticos del ministerio y mano derecha del flamante canciller, Nicolás Maduro.
El esquema de trabajo pronto incluyó cuatro grupos de pasajeros que se repartieron las regiones o continentes.
El "Grupo 1" se encargó del sudeste asiático, con paradas previstas, que luego se modificaron sobre la marcha. Los pasajeros Vladimir Villegas y María Elizabeth Rodríguez enfilaron hacia la República Democrática Popular de Laos, el Sultanato de Brunei, Timor Occidental, Myanmar y Tailandia.
La travesía del "Grupo 2" era digna de la National Geographic Society. A bordo del Lear Jet VH-LJJ rumbearon hacia Papúa, Nueva Guinea, Islas Salomón, Vanuatu, República de Kiribati, Tuvalu, Samoa, Nueva Zelanda, Nueva Caledonia y la isla Nauru, conocida como la "isla nación más pequeña del mundo".
Muy distinto fue el panorama para el "Grupo 3", que no llegó tan lejos de Venezuela, pero también deambuló por destinos inusuales para un turista burgués: Burundi, Tanzania, Madagascar y Seychelles, Uganda y Ruanda.
El último pelotón, el "Grupo 4", concentró sus energías -y dinero-, en el sudeste africano: Malawi, Zambia, escala en Johanesburgo, y de allí a Lesoto y Suazilandia, antes de retornar a Sudáfrica.
Para cuando el último jet aterrizó el 13 de septiembre de 2006 en Nueva Zelanda, las cuentas se acumularon hasta conformar una sola factura. Se libró el 3 de octubre a "Leche Inc.", otra de las empresas de Durán, quien logró que "inflaran" los costos, con la idea de extraerle más dinero a la gran chequera chavista. De ese modo, la aventura que iba a costar alrededor de US$ 600.000 aumentó hasta US$ 1.168.334.
Aun así, Chávez perdió. No llegó al Consejo de Seguridad por culpa de su verborragia. Por aquella diatriba sobre el "diablo" George W. Bush y su aviso de que olía a "azufre" en la sede de la ONU. Y Kauffmann y Durán no cobraron un solo dólar.